Cloud Computing: Un esquema de negocio para Pymes

Las pequeñas y medianas empresas deben informarse y participar de esta re-invensión en la manera de hacer negocios. Cloud Computing no es un modelo tecnológico, sino que es un esquema de negocios, una nueva forma de flexibilizar los costos de operación, mejorar niveles de servicios, incorporar las mejores prácticas de la industria y finalmente ser competitivos y adaptables.

Si se está preguntando por dónde partir, la respuesta más común estará dada por las soluciones de respaldo, migrar ambientes de desarrollo y testeo.

Hace 20 años pocos habrían pensado que sería posible concebir un modelo de negocios como el Cloud Computing y menos pensar que las grandes compañías volcarían su mirada a los segmentos Small Medium Business (pymes). La crisis en Europa, y antes en Estados Unidos, han llevado a las empresas a reinventarse y buscar refugio en Latinoamérica y en mercados emergentes y por sobre todo en pequeñas y medianas empresas. En el siglo pasado, era muy raro, por decir lo menos, conseguir estudios de mercado de uso de tecnología top de línea en este segmento, principalmente porque ésta requería de fuertes inversiones iniciales de capital de trabajo. El bien más escaso en una pyme.

La buena noticia es que esto ha cambiado: las empresas de tecnología tuvieron la visión de identificar que para llegar a segmentos pymes fue necesario pasar de un modelo de negocio de licencias a un modelo de negocio de suscripción, transformando su producto en un servicio con ingreso recurrente, con un costo financiero menor y de mayor elasticidad. De esta manera soluciones de productividad como Excel, compra de infraestructura de servidores, alta disponibilidad, respaldo de información, entre muchas otras más aplicaciones pueden ser utilizadas en una plataforma Cloud y pagando sólo por el uso de ella.

Un tema importante en la opción Cloud es la seguridad, porque su administración no es un aspecto que se deba dejar de atender por el solo hecho de operar con soluciones Cloud. En este modelo, justamente, el cliente deja en manos de esta plataforma todo lo que dice relación entre la capa de virtualización hasta el hardware. Y, al mismo tiempo, el cliente debe atender la seguridad del sistema operativo que utilizará y muy especialmente la seguridad que entrega la herramienta del software que pondrá en marcha. Esta última es generalmente la capa más vulnerable de toda la cadena. La recomendación en este punto es contar con servicios de auditoría de seguridad informática.

Las pequeñas y medianas empresas deben informarse y participar de esta re-invensión en la manera de hacer negocios. Cloud Computing no es un modelo tecnológico, sino que es un esquema de negocios, una nueva forma de flexibilizar los costos de operación, mejorar niveles de servicios, incorporar las mejores prácticas de la industria y finalmente ser competitivos y adaptables. Si se está preguntando por dónde partir, la respuesta más común estará dada por las soluciones de respaldo, migrar ambientes de desarrollo y testeo. Luego, enfocarse en identificar los componentes de infraestructura de servicios que no poseen alta disponibilidad y evaluar su replicación en formato Cloud. Y, por último, evaluar el caso de negocio de transformarse en una plataforma full Cloud Computing.

Las pymes no puede estar lejos de las principales tendencias mundiales: Cloud, Mobility, Bigdata, Social, como tampoco pueden pueden perder de vista que el gran facilitador de la innovación en el mundo de las tecnologías, los últimos dos años, ha sido la irrupción del Cloud Computing. Las empresas pymes de servicios, por ejemplo, pueden agregar valor a sus soluciones sin tener que realizar grandes inversiones iniciales. De hecho, ya cuentan con un modelo que permite pagar por uso y que puede adaptarse a la realidad de la demanda de sus servicios.

El llamado es a innovar y desarrollar los servicios que se utilizarán en la próxima década.

Por Cristián López Urbina, gerente Unidad Cloud de In Motion