El poder transformador de las cookies en internet

En un mundo cada vez más digitalizado, los debates sobre la privacidad de navegación en internet están cada vez más en boga.  Los anuncios y preferencias predeterminadas de búsqueda son estrategias efectivas del marketing digital considerando que la sociedad consume, de manera progresiva, tecnologías en teléfonos móviles, computadoras y tablets. En ese marco, el uso de cookies es clave para establecer, por parte de empresas publicitarias, cuáles son las preferencias, gustos e intereses de consumo de los usuarios de la web.

Pero, ¿qué son los cookies? La Directora del Departamento de Electrotecnia e Informática de la Sede Viña del Mar de la Universidad Técnica Federico Santa María, Catherine Gómez, explica que son pequeñas piezas de información, que se instalan en el navegador del usuario desde un servidor web, siendo su objetivo reunir datos sobre las actividades que realiza el usuario durante su navegación por internet.

De este modo, los datos registrados consiguen que la web recuerde las búsquedas y registros de navegación y, con ello,  adapte la navegación del usuario de acuerdo a los datos obtenidos de navegaciones anteriores. La mayoría de los buscadores, como Google, Bing o Yahoo, utiliza este sistema de datos para el registro de los hábitos de uso de los usuarios.

Según la docente de USM Viña del Mar, este sistema “le sirve a las empresas para colgar publicidad en Internet, de acuerdo a las experiencias obtenidas con las preferencias del usuario”. Asimismo, explica que los proveedores de estos servicios son empresas especializadas que operan con sitios web con cookies, “ofrecen anuncios personalizados por ‘tipo de usuario’, a través delmarketing digital, lo que en cierto porcentaje podría afectar la actividad económica de la empresa”.

Cada vez son más las empresas que compran datos o cookies, a los llamados data controllers, proveedores que registran y venden los datos de navegación siendo las más famosas, Google, Facebook y ComScore. Para Catherine Gómez, los controladores de datos podrían violar la seguridad y privacidad de las personas ya que no se busca el beneficio para el usuario, sino que la información es utilizada para fines lucrativos de terceros.

“En Europa esto está legislado, justamente porque puede entregar información a un tercero, información como opciones religiosas, políticas u otras que el usuario no desea entregar de manera consciente”, puntualiza.

Las cookies tienen consecuencias que van mucho más allá de los anuncios que se adaptan a nuestras búsquedas en Google, ya que podrían alterar la visión de mundo de los usuarios, ajustando sus preferencias. “Al crear un ‘tipo de usuario’, se crea un mercado más cerrado para el usuario, porque lo clasifican y no le dan toda la libertad de elección, es como que no tuviera el control, porque lo tiene otro, un otro que lo ha tipificado y encasillado en un cierto nivel de preferencias, por lo que podría alterar en algún punto la apreciación del usuario”, detalla Gómez.

Los controladores de datos utilizan los registros de los usuarios para crear un mundo digitalizado personalizado, ajustando de este modo las preferencias de información, lo que progresivamente podría transformar el modo de informarnos, ver la realidad e incentivar las preferencias de consumo.