Samsung buscara deshacerse del stock del Note 7 ecologicamente

La basura electrónica se ha convertido en un gran problema, sobre todo tras el auge del modelo de obsolescencia programada que impera con fuerza en ciertos sectores, como el smartphone, aunque Samsung se ha comprometido a deshacerse de su stock del Note 7 de forma respetuosa con el medio ambiente.

Es una buena noticia ya que como sabemos el fiasco de dicho smartphone por su problema en las baterías ha dejado al gigante coreano con un buen puñado de millones de terminales que no puede vender, pero que tampoco puede tener almacenados de forma indefinida.

No han dado detalles concretos sobre qué piensan hacer con esos Galaxy Note 7 que tienen almacenados, pero imaginamos que adoptarán procesos de reciclaje para reaprovechar los materiales que son susceptibles de tener una segunda vida, como por ejemplo el propio metal de la carcasa.

Sobre el tema de la basura electrónica y el sector smartphone la idea de renovar terminal cada tres años está poniendo una presión considerable en el mercado. En muchos casos la salida más sencilla es recomprar esos dispositivos para darles salida en mercados emergentes, una opción sin duda útil pero que no resuelve plenamente el problema, ya que una vez que caen en dichos mercados tienen más posibilidades de acabar en vertederos que de ser debidamente reciclados.

Quizá la solución a todo esto pase por recuperar la idea de smartphone modular actualizable, aquella que acabó desechando Google con Project Ara, aunque llevada a un nivel que de verdad resulte viable e interesante.