¿Qué quieren los usuarios de wearables?

La consultora GfK, que prevé que el mercado de los wearables generará un volumen de negocio valorado en 12.100 millones de dólares en 2016, va un paso más allá, señalando que, para que los wearables se conviertan en parte de nuestras vidas, hay cuatro elementos más que deben abordarse desde el punto de vista del usuario.

– Invisible y fisuras. Que los dispositivos tengan el potencial de hacer que la tecnología será invisible, al mismo tiempo que se integran en las actividades diarias, va a ser fundamental para su despegue. Esto será aún másIMPORTANTE a medida que los consumidores conectados enlacen con sus casas y coches inteligentes, y busquen gestionarlos desde sus wearables, al que igual que hacen con sus smartphones.

– Estiloso. El diseño ha sido una barrera clave para la adopción de wearables hasta la fecha. Algunas marcas de moda han visto esta oportunidad y, reconociendo que carecen de los conocimientos técnicos para realizar sus propios dispositivos, han optado por las asociaciones con marcas de tecnología. El siguiente paso en la apuesta por el estilo será el lanzamiento de prendas de vestir. Marcas como Nike ya están incorporando nanotecnología en sus gamas de ropa.

– Recopilación de datos precisa y eficiente. A medida que la tecnología de sensores mejora, la calidad de los datos recogidos por los wearables será más fiable y precisa. Esta información será almacenada y procesada cada vez más en la nube, proporcionando de manera proactiva información contextual y procesable para los consumidores.

– Personalización. El uso de características distintivas a medida abrirá nuevos e interesantes casos de uso. Por ejemplo, el ritmo cardíaco de un individuo podría reemplazar una contraseña escrita en su móvil, desbloquear la puerta de coche, o adaptar la temperatura en el hogar. De esta manera, se logrará el hito de que un dispositivo de masas se adapte a cada consumidor conectado de manera única.

“El éxito en este mercado consistirá en encontrar los beneficios únicos y específicos que los wearables ofrecen, y aquí es donde el mercado ha fallado hasta la fecha. Pero esto está a punto de cambiar”, afirma Jan Wassmann, analista de GfK. “Predecimos que la innovación se centrará en la creación de formas más inteligentes para interpretar los datos recolectados a través de wearables. El procesamiento, análisis, interpretación y entrega de la información personal será la clave para su éxito”.