Los Cinco fracasos 2016 en el mundo movil

Cerramos el año 2016 recordando los que se pueden considerar como los cinco fracasos más importantes. En este especial resumiremos la trayectoria de cinco productos que no han salido bien parados en el presente año, ya sea desde el punto de vista comercial, cualitativo o por el hecho de haber tenido defectos.

Unidades del Galaxy Note 7 que salen ardiendo

No podía faltar, el Galaxy Note 7 es sin lugar a dudar el gran fracaso de 2016. Presentado como el gran competidor del iPhone 7 y después de tener una buena acogida inicial, el incendio de las baterías empezaron a minar poco a poco el futuro comercial del dispositivo. Después de que se reportaran problemas parecidos a lo largo y ancho de mundo, el Galaxy Note 7 pasó a ser restringido en muchas contextos, como por ejemplo la prohibición de llevarlo en un avión.

Por su parte, Samsung tuvo que recomendar no utilizar las unidades de Galaxy Note 7 tras varias devoluciones masivas y luego parar la producción. El gran perjuicio generado le ha costado pérdidas mil millonarias a la multinacional surcoreana.

Malas ventas del LG G5

El LG G5, actual smartphone emblema de LG hasta la aparición de su sucesor, no es un mal dispositivo y fue presentado como un rival directo de su compatriota Galaxy S7.

Pese a sus grandes prestaciones, el LG G5 se ha mostrado como todo un fracaso comercial que ha forzado a su fabricante a reorganizar su división de móviles, surgiendo hasta rumores de abandono.

Si el LG G6 no es capaz de remontar el vuelo frente a su predecesor, el futuro de la compañía dentro del sector podría más que entredicho. ¿Será el futuro de LG suministrar componentes a otros fabricantes?

BlackBerry abandona la fabricación de sus smartphones

La mítica BlackBerry abandona la fabricación de smartphones propios y encargará a otros su fabricación.

La irrupción del iPhone y el crecimiento de Android fueron reduciendo poco a poco la cuota de mercado de BlackBerry, hasta el extremo de dejarla casi a cero, o lo que es lo mismo, con una cuota de mercado totalmente residual.

La compañía canadiense intentó volver por la puerta grande apostando por Android, pero se nota que llegó tarde a este segmento y las ventas de sus smartphones Priv fueron bastante bajas, lo que motivó a la empresa a centrarse en las soluciones corporativas mientras encarga a otros la fabricación de sus smartphones.

Con los fabricantes chinos bien posicionados en el mercado internacional de smartphones Android, será difícil que un nuevo fabricante destaque en los próximos años.

¿Esta vivo o no Windows 10 Mobile?

Después de conseguir cierta notoriedad hace dos o tres años con Windows Phone, Microsoft ha prácticamente desaparecido del mercado de smartphones a nivel de sistemas operativos, hasta el extremo que algunos analistas ya ni lo cuentan en sus estudios del mercado.

El gigante de Redmond no ha mantenido el nivel de crecimiento de su sistema operativo móvil y Windows 10 Mobile, a pesar de sus posibilidades convergentes con Continuum, no ha sabido atraer a usuarios ni fabricantes. De hecho su irrelevancia en el mercado la está costando perder los apoyos de los escasos OEM que tenía.

Pese a todo, parece que HP seguirá apostando por Windows 10 Mobile para ofrecer soluciones a nivel empresarial.

¿Se rendirá Microsoft? Todo apunta a que en los próximos años veremos un duopolio protagonizado por Android y iPhone.

¿Alguien conoce usuarios de Ubuntu Touch?

Canonical, encargada del sistema operativo Ubuntu, también ha intentado colarse en el mundo de la movilidad sin éxito y haciendo menos ruido que la propia Microsoft.

Ubuntu Touch tiene como apuesta central la convergencia, y a pesar de tener buenas intenciones, a Canonical le está costando bastante más de lo esperado conseguir unos niveles de calidad óptimos en su sistema operativo móvil.

A todo esto hay que sumarle el poco apoyo por parte de los OEM. Tras la caída de Bq, Meizu parece ser la única empresa que apuesta por al menos ofrecer algún dispositivo con Ubuntu Touch, aunque sea con dispositivos Android adaptados al sistema de Canonical.

Si Microsoft y sus millones no han podido posicionar bien a Windows 10 Mobile, una compañía con mucho menos recursos como Canonical lo tendrá mucho más difícil para hacerse un hueco. Por otro lado, el fracaso de ambos sistemas operativos muestra que la convergencia es algo que a día de hoy el mercado no demanda.