El respaldo de la información frente a una emergencia

Los incendios que afectaron a la zona centro y sur del país dejaron más de siete mil damnificados, arrasaron con más de mil 600 viviendas y además destruyeron por completo la posta de Santa Olga y Carrizalillo en Constitución, como así también tres estaciones médicos rurales y con ello, probablemente, la información de las personas que se atendían en esos recintos.

Además, la tragedia generó el traslado de pacientes, la coordinación para implementar postas modulares y la instalación de containers en los cuales actualmente las personas están siendo atendidas. Sobre esta base y en el marco de una emergencia, cabe preguntarse ¿qué ocurre con la información de los pacientes?, ¿qué pasa con los tratamientos de las personas con patologías crónicas?, ¿están los recintos preparados para recibir un aumento considerable de usuarios, producto de los traslados?

La catástrofe ha dejado de manifiesto la importancia de que los establecimientos de la red asistencial cuenten con un sistema que permita digitalizar la información de los pacientes y de esa forma poder respaldarla, unificarla y que se pueda acceder a ella remotamente.

Esto, permite que los equipos médicos accedan en forma inmediata al historial clínico del paciente y así, puedan hacer un seguimiento y saber qué procedimientos deben llevar a cabo, independiente del lugar en el cual la persona esté siendo atendida y  sin la necesidad de recurrir a la tradicional ficha clínica de papel.

Asimismo, la digitalización, unificación y respaldo de la información, permiten optimizar la gestión intrahospitalaria y de esa forma, el centro de salud dispuesto para recibir a las personas trasladadas en el contexto de una emergencia, puede agilizar la gestión de camas y mejorar los tiempos de atención, evitando saturaciones y tiempos de espera excesivos. De la misma forma, se  optimiza la interconexión entre los distintos servicios hospitalarios y entre los recintos pertenecientes a una red asistencial, mejorando así la referencia y contrareferencia. En definitiva, se trata de contar con un sistema que permita al equipo médico tomar mejores decisiones,  en momentos de crisis.

Actualmente Chile se encuentra en un momento paradigmático para establecer los mecanismos que faculten una mejor y mayor administración de la información de los pacientes. El desafío está en implementar la tecnología de la información en salud, que ésta se transforme en una herramienta confiable, que favorezca la gestión intrahospitalaria y que se ponga al servicio de las personas.

Por Carlos Kuhl Nogueira, director general para Latino América de